jueves, 21 de septiembre de 2017

Visita do P. Arquimandrita Philip a Lisboa



Na quinta-feira 21 de Setembro de 2017 o P. Arquimandrita Philip Jagnisz, Vigário Metropolitano para Portugal e Galiza, encontrou-se na Assembleia da República, em Lisboa, com vários parlamentários para tratar questões vitais para a Comunidade Ucraniana residente em Portugal.


Antes de visitar o Parlamento, sempre na capital portuguesa, o P. Philip tinha-se reunido com representantes do Alto Comissariado para as Migrações.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Domingo posterior a la Exaltación de la Santa Cruz. Lecturas de la Divina Liturgia



Gal 2,16-20: Pero como sabemos que el hombre no es justificado por las obras de la Ley, sino por la fe en Jesucristo, hemos creído en él, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la Ley. Ahora bien, si al buscar nuestra justificación en Cristo, resulta que también nosotros somos pecadores, entonces Cristo está al servicio del pecado. Esto no puede ser, porque si me pongo a reconstruir lo que he destruido, me declaro a mí mismo transgresor de la Ley. Pero en virtud de la Ley, he muerto a la Ley, a fin de vivir para Dios. Yo estoy crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí: la vida que sigo viviendo en la carne, la vivo en la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí.

Mc 8,34-9,1: Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará. ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida? Porque si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con sus santos ángeles». Y les decía: «Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán antes de haber visto que el Reino de Dios ha llegado con poder».

16/09 - Santa Megalomártir Eufemia de Calcedonia, Copatrona de nuestra Metrópolis


Santa Eufemia era hija de un matrimonio cristiano devoto de la ciudad de Calcedonia. Su ambiente familiar le permitió, desde muy joven, tomar la decisión de dedicar su vida al Novio de su alma, a nuestro Señor Jesucristo. Unos años después, se emprendió la persecución del emperador Diocleciano; la joven, comprometida con su Señor, rechazó definitivamente negar a Cristo; ni los azotes ni la cárcel la pudieron cambiar. Así que el jefe de la ciudad mandó quemarla en vida. Fue martirizada el año 304, y la Iglesia recuerda el martirio de santa Eufemia el día 16 de septiembre.

Unos años después, cuando el emperador Constantino llegó a Macedonia, y viendo la veneración que los macedonios tenían hacia la Santa, construyó una iglesia dedicada a su nombre; desde entonces Macedonia recibía muchos peregrinos que procuraban besar sus reliquias.

El año 451, fue convocado el 4° Concilio Ecuménico en la misma Calcedonia: obispos de todo el orbe cristiano se reunieron en la ciudad para discutir la nueva corriente que había surgido últimamente; unos obispos defendían la recta fe en que “Cristo es perfecto Dios y perfecto hombre” es decir, que tiene dos naturalezas que están juntas en una sola Persona. En tanto que el otro grupo decía que Cristo tiene nada más una naturaleza divina.

Mientras estaban en plena discusión, se propuso exponer la causa a la intercesión de la Patrona de la ciudad. Entonces ambos equipos editaron sus enseñanzas y las pusieron junto a las reliquias de santa Eufemia; durante tres días todos oraban constantemente para que Dios por su intercesión revelara la verdad. Cuando abrieron el sepulcro encontraron el libro de los herejes ante las pies de la Santa mientras el de recta fe estaba en sus manos. Los Ortodoxos glorificaron a Dios ofreciendo agradecimientos a su Santa, y muchos de los que antes eran defensores del Monofisismo (una naturaleza), aclamaron de nuevo la recta fe. Esto milgro de la santa se conmemora separadamente cada 10 de julio.


Fuente: Arquidiócesis de México, Centroamérica y El Caribe (Patriarcado de Antioquía y todo el Oriente)

jueves, 14 de septiembre de 2017

14/09 - Exaltación de la Venerable y Vivificadora Cruz



La fiesta del 14 de septiembre lleva como título en los libros litúrgicos de la tradición bizantina "Universal Exaltación de la Preciosa y Vivificante Cruz". Es una fiesta relacionada con la ciudad de Jerusalén y con la dedicación de la basílica de la Resurrección edificada sobre la tumba del Señor en el año 335, y también se celebra el hallazgo de la reliquia de la Cruz por parte de la emperatriz Elena y del obispo Macario.

La cruz tiene un lugar relevante en la liturgia bizantina: todos los miércoles y viernes del año se la conmemora con el canto de un tropario; además, se conmemora también el tercer domingo de Cuaresma y los días 7 de mayo y 1 de agosto. En los textos litúrgicos bizantinos la Cruz es presentada siempre como lugar de victoria: de victoria de Cristo sobre la muerte, de victoria de la vida sobre la muerte, lugar de derrota y muerte de la muerte. La celebración litúrgica del 14 de septiembre en la tradición bizantina está precedida por un día de pre-fiesta el 13, en el cual se celebra la dedicación de la basílica de la Resurrección, y se extiende con una octava hasta el 21 del mismo mes de septiembre.

El icono de la fiesta de la exaltación de la Cruz presenta la figura del obispo Macario elevando la santa Cruz, con diáconos a su alrededor; algunos iconos introducen también entre los personajes a la emperatriz Elena. El icono representa la misma celebración litúrgica del día con la gran bendición y veneración de la Cruz preciosa y vivificante. El icono, por tanto, hace presente el misterio que se celebra en este día y la liturgia misma que la Iglesia celebra. La ostensión y la exaltación de la cruz lleva, en primer lugar, a toda la creación a la alabanza de Aquel que en ella ha sido elevado, y a su victoria sobre la muerte: "La cruz exaltada de Aquel que en ella ha sido elevado induce a toda la creación a celebrar la inmaculada pasión: ya que fue matado con ella Aquel que nos había matado, Él nos ha dado vida de nuevo a los que estábamos muertos, nos ha dado belleza y nos ha hecho dignos, en su compasión, por su suma bondad, de obtener la ciudadanía en los cielos... Cruz venerabilísima que las huestes angélicas rodean gozosas, hoy, en tu exaltación, por el divino querer, levanta a todos aquellos que, por el engaño de aquel fruto, habían sido expulsados y habían sido precipitados en la muerte... Nosotros, por tanto, aclamamos: Exaltad a Cristo, Dios bondadosísimo, y postraos al estrado de sus pies...

En uno de los largos troparios de Vísperas se reseña casi toda la teología de la cruz y cómo la misma Iglesia la profesa y la vive. Poniendo en paralelo el árbol del paraíso con el árbol de la cruz, esta es presentada y mostrada como lugar de la salvación y de la vida; el engaño del primer árbol se convierte en vida en el segundo árbol: "Venid, naciones todas, adoremos el leño bendito por el cual se ha realizado la eterna justicia: ya que aquel que con el árbol ha engañado al progenitor Adán es alimentado en la cruz, y cae envuelto en una funesta caída, él, que se había adueñado tiránicamente de una criatura real...". El veneno de la serpiente es anulado por la sangre vivificante de Cristo en la cruz: "Con la sangre de Dios es lavado el veneno de la serpiente, y es anulada la maldición de la justa condena por la injusta condena infligida al justo: ya que con un árbol necesitaba sanarse el árbol, y con la pasión del impasible destruir en el árbol las pasiones del condenado...".

En esta fiesta la tradición bizantina da a la cruz de Cristo títulos que la relacionan directamente, como la liturgia misma lo hace también, con la Madre de Dios, con el misterio de la salvación obrado por Cristo mismo a través de la cruz. Y, al igual que en otras liturgias orientales, también la tradición bizantina da a la cruz como primer título el de puerta o llave que abre de nuevo el paraíso: "Alégrate, cruz vivificante, puerta del paraíso, sostén de los fieles, muro fortificado de la Iglesia: por ti es aniquilada la corrupción, destruido y engullido el poder de la muerte, y nosotros hemos sido elevados de la tierra al cielo. Arma invencible, enemiga de los demonios, gloria de los mártires, verdadero ornamento de los santos, puerto de salvación, tú das al mundo la gran misericordia".

La cruz es presentada, por tanto, como lugar y fuente de la salvación que nos viene por Cristo: "Alégrate, cruz del Señor, por la cual ha sido desatado de la maldición el género humano; eres señal del verdadero gozo, fortaleza de los reyes, vigor de los justos, decoro de los sacerdotes, tú que, siendo impresa, libras de graves males; cetro de poder con el cual somos pastoreados; arma de paz, que los ángeles veneran con temor; divina gloria del Cristo... Guía de los ciegos, médico de los enfermos, resurrección de todos los muertos... Cruz preciosa, por la cual la corrupción ha sido disuelta, la incorruptibilidad ha florecido, nosotros los mortales hemos sido deificados... Viéndote hoy alzada por las manos de los pontífices, nosotros exultamos a  Aquél que en ti ha sido alzado y te veneramos, viendo abundantemente la gran misericordia".

La liturgia de la exaltación de la cruz desarrolla toda la tipología veterotestamentaria que la tradición patrística ha comentado siempre como prefiguración de la cruz de Cristo y de la salvación que por ella viene al género humano. Dos son los textos veterotestamentarios que encontramos presentes en la liturgia de la fiesta: en primer lugar, Ex. 15, que es también la primera de las lecturas de Vísperas, que narra el encuentro con las aguas amargas de Mará, sanadas por el leño echado en ella por Moisés; y esto es recordado en la tradición bizantina cuando el sacerdote, para la consagración de las aguas bautismales, sumerge por tres veces la cruz en el recipiente de agua. En segundo lugar Ex. 17, donde se narra la victoria del pueblo de Israel contra Amalec por la oración de Moisés con las manos alzadas en forma de cruz, prefiguración de Cristo alzado en la cruz: "Teniendo las manos alzadas, Moisés te ha prefigurado, oh cruz preciosa, orgullo de los creyentes, sostén de los luchadores mártires, decoro de los apóstoles, defensa de los justos, salvación de todos los santos... Lo que Moisés prefiguró un tiempo en su persona, derrotando a Amalec y abatiéndolo, lo que el cantor David ordenó venerar como escabel de tus pies, tu cruz preciosa, oh Cristo Dios, esta que nosotros pecadores besamos hoy con labios indignos, celebrándote, que te has dignado dejarte clavar, y a ti te gritamos: Señor, al igual que al ladrón, haznos  a nosotros dignos también de tu reino".

P. Manuel Nin


Fuente: L'Osservatore Romano

martes, 12 de septiembre de 2017

Condolências pelo falecimento do Bispo do Porto



Perante o falecimento de D. António Francisco dos Santos, Bispo do Porto, a Sacra Metrópole de Espanha e Portugal e Sua Eminência o Metropolita Policarpo, através do seu Vigário para Portugal e Galiza, o P. Arquimandrita Philip, expressam: "Memória Eterna!".

As exéquias de D. António Francisco dos Santos terão os seguintes momentos celebrativos:

O corpo estará em Câmara Ardente terça-feira das 9h às 24h e quarta-feira das 9h até à celebração exequial.

Terça-feira, dia 12 de Setembro:
09.30h: Oração de Laudes
11.00h: Eucaristia
19.00h: Oração de Vésperas

Quarta-feira, dia 13 de Setembro:
09.30h: Oração de Laudes
15.00h: Celebração Exequial

domingo, 10 de septiembre de 2017

Domingo anterior a la Exaltación de la Santa Cruz. Lecturas de la Divina Liturgia


Gal 6,11-18: ¿Ven estas letras grandes? ¡Les estoy escribiendo con mi propia mano! Los que quieren imponerles la circuncisión sólo buscan quedar bien exteriormente, y evitar ser perseguidos a causa de la cruz de Cristo. Porque tampoco aquellos que se hacen circuncidar observan la Ley; sólo pretenden que ustedes se circunciden para gloriarse de eso. Yo sólo me gloriaré en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo está crucificado para mí, como yo lo estoy para el mundo. Estar circuncidado o no estarlo, no tiene ninguna importancia: lo que importa es ser una nueva criatura. Que todos los que practican esta norma tengan paz y misericordia, lo mismo que el Israel de Dios. Que nadie me moleste en adelante: yo llevo en mi cuerpo las cicatrices de Jesús. Hermanos, que la gracia de nuestro Señor Jesucristo permanezca con ustedes. Amén.

Jn 3,13-17: Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el Hijo del hombre que está en el cielo. De la misma manera que Moisés levantó en alto la serpiente en el desierto, también es necesario que el Hijo del hombre sea levantado en alto, para que todos los que creen en él tengan Vida eterna. Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Els patrons ortodoxos d'Andorra


Sabies que la majoria de les localitats d'Andorra tenen un patró ortodox? Heus-ne ací la llista completa per ordre alfabètic:

-Sant Andreu: Andorra la Vella, Arinsal i Tolse 
-Sant Antoni Abat: La Grella 
-Sant Bartomeu: Sant Julià de Lòria i Soldeu 
-Sant Climent: Pal 
-Sant Corneli i Sant Cebrià: Ordino (parroquial) 
-Sant Cristòfor: Anyós 
-Sant Ermengol: L'Aldosa de La Massana 
-Sant Esteve: Andorra la Vella (parroquial), Bixesarri, Juberri i El Mas d'Alins 
-Sant Felip i Sant Jaume el Menor: Els Cortals 
-Sant Iscle (Aciscle) i Santa Victòria: La Massana (parroquial) 
-Sant Jaume el Major: Engordany i Ransol 
-Sant Joan Evangelista: Aixàs, Caselles i Sispony 
-Sant Julià i Sant Germà: Sant Julià de Lòria (parroquial) 
-Sant Marc i Santa Maria: Encamp 
-Sant Martí: La Cortinada i Nagol 
-Sant Mateu: El Puy d'Olivesa 
-Sant Miquel: Ansalonga, Engolasters, Fontaneda i Prats 
-Sant Miquel i Sant Joan Baptista: La Mosquera 
-Sant Pere: Aixirivall, Escaldes-Engordany (desapareguda), El Pas de la Casa, El Serrat i El Tarter 
-Sant Pere Màrtir: Escaldes (parroquial) 
-Sant Roc: Sornàs 
-Sant Romà: Auvinyà, Els Vilars, Erts, Les Bons i Vila 
-Sant Serni (Sadurní): Canillo (parroquial), Llorts i Nagol 
-Sant Vicenç: Enclar 
-Santa Bàrbara: Ordino 
-Santa Caterina: La Massana (desapareguda) 
-Santa Coloma: Santa Coloma 
-Santa Creu: Canillo 
-Santa Eulàlia: Encamp (parroquial) 
-Santa Filomena: Aixovall 
-Santa Maria: Canòlich, El Fener i Meritxell
-Mare de Déu de les Neus: Llumaneres.


Font: www.esglesiacatolica.ad
Adaptació pròpia

08/09 - Mare de Déu de Meritxell, Patrona d'Andorra


Diu la tradició que un dia de Reis al segle XI, un pastor que es dirigia a Canillo per assistir a la missa d’una diada tan assenyalada, en passar per on avui s’aixeca el santuari de la Mare de Déu de Meritxell va veure una gavernera florida en ple hivern, sota la qual hi havia una bella imatge de la Verge.

Arran d’aquesta troballa, se la van endur a l’església de Canillo i la van posar a l’altar major tot prometent construir una església per aixoplugar-la.

L’endemà, el sagristà de la parròquia, en obrir la porta de l’església, va trobar a faltar la imatge de la Verge, que va aparèixer novament al peu de la gavernera florida, prop de Meritxell. Els vilatans d’Encamp van decidir que, si la Verge no s’havia quedat a Canillo, és perquè no s'hi volia estar, i que potser preferia estar a Encamp. Els encampadans la van tancar a l’església amb pany i clau, tot prometent bastir en honor seu una bella església. L’endemà el fet es va repetir: la Verge havia desaparegut. Els vilatans d’Encamp van tornar a Meritxell i un altre cop van trobar la Verge al peu de la gavernera. A més, tot al voltant de l’arbust estava net de neu per més que la nit abans havia caigut una grossa nevada.

De nou, els presents van cridar el miracle i van entendre que aquell era l’emplaçament on la Verge volia quedar-se; reunits els habitants de Canillo i d’Encamp, van construir la capella exactament en aquest lloc: l’actual Santuari de Meritxell.


08/09 - Natividad de la Santa Madre de Dios


En la montañosa provincia del norte de Jerusalén, en la pendiente de una de las montañas cerca del valle Esdrelón, se ubicaba Nazaret. Era un pueblito pequeño, que históricamente no sobresalía en nada, por lo cual los hebreos se referían a él hasta con cierto desprecio, diciendo: "¿Podrá haber algo bueno de Nazaret?"

En este pueblito vivía la piadosa pareja, Joaquín y Ana, a quiénes el Señor eligió como antecesores del Salvador del mundo. Joaquín provenía de la casa del rey David, y Ana — era de la clase sacerdotal. La sobrina de Ana, la justa Elizabet, después fue la madre de Juan el Bautista y era prima hermana de la futura Virgen María.

El justo Joaquín era un hombre que estaba en una acomodada situación económica, y tenía mucha cantidad de ganado. A pesar de la abundancia, toda la vida de esta justa pareja, estaba impregnada por el espíritu de un devoto amor a Dios y por la caridad hacia el prójimo. Por estas cualidades ellos gozaban del respeto y el amor de todos. Los mortificaba, sin embargo, una pena: no tenían descendencia, lo cual entre los hebreos se consideraba como indicio de castigo Divino. Ellos pedían incesantemente a Dios que les enviare un hijo para su alegría, aunque hacia la vejez tenían ya poca esperanza de ello. Joaquín estaba muy apesadumbrado por la falta de hijos y una vez, trayendo sus ofrendas a Dios, escuchó de cierto Rabí un duro reproche: "¿Por qué razón quieres ofrecer tus dones a Dios antes que otros? ¡Pues tú no eres digno, por no tener descendencia (ser estéril)!" Por causa de tan grande aflicción el justo Joaquín se alejó al desierto para ayunar y rezar.

Al conocer esto, la justa Ana, considerándose a si misma culpable por la falta de descendencia, se angustió también y comenzó a orar a Dios todavía con mayor fervor, para que Él la escuchara y le mandara un niño. En uno de estos estados de oración, se le apareció un Ángel de Dios y le dijo: "Tu oración ha sido escuchada por Dios, y tu concebirás y de ti nacerá una hija bendita, superior a todas las hijas de la tierra. Por causa de Ella se bendecirán todas las razas de la tierra. Ponle por nombre María."

Habiendo escuchado estas dichosas palabras, la justa Ana inclinándose ante el Ángel le dijo: "¡Vive el Señor Mi Dios! ¡Si realmente naciera de mí un niño, lo entregaré al Señor para que esté a Su servicio! ¡Que Lo sirva, glorificando Su nombre durante toda su vida!"

Ese mismo Ángel del Señor se le apareció también al justo Joaquín, diciéndole: "Dios aceptó tus oraciones con benevolencia. Tu esposa Ana concebirá y alumbrará una hija, por Quien todo el mundo se regocijará. He aquí también la señal de la veracidad de mis palabras: ve a Jerusalén, y allí encontrarás a tu esposa en las puertas doradas."

San Joaquín se dirigió sin demora a Jerusalén, llevando consigo presentes para ofrecerlos a Dios, y también para los sacerdotes.

Llegado a Jerusalén, encontró a su esposa Ana, como lo predijo el Ángel, y relataron el uno al otro, todo lo que les fue anunciado, y, después de pasar un tiempo más en Jerusalén regresaron a su casa, en Nazaret. Pasado el tiempo establecido de su embarazo, la justa Ana dio a luz una hija, a la Cual llamó María, como lo ordenó el Ángel.

Después de pasado un año, Joaquín organizó un banquete, para el cual invitó a los sacerdotes, ancianos y a todos sus conocidos. Durante el banquete alzó a su Bendita Hija y, mostrándola a todos, pidió a los sacerdotes que La bendijeran.

La concepción por santa Ana se festeja por la Iglesia el nueve de Diciembre, llamando esta concepción como gloriosa y santa. Pero sin embargo la Iglesia Ortodoxa no acepta esta concepción como aspermática e inmaculada, como lo enseña la iglesia católica romana, que en el siglo 19 promulgó el dogma de la "Concepción inmaculada." Entre los católicos se expresaban objeciones, dirigidas contra esta enseñanza, porque en el concilio de Tridensk se le consideraba solo como una opinión. Mas en el año 1854 el Papa Pío IX elevó esta opinión de la concepción inmaculada de la Virgen María al grado de un dogma, no teniendo para ello datos algunos ni en las Sagradas Escrituras, ni en las enseñanzas de los Santos Padres de la Iglesia.

La iglesia Ortodoxa solo acepta como inmaculado el nacimiento de nuestro Señor Jesucristo, ya que Él fue dado a luz milagrosamente — del Espíritu Santo y la Virgen María.

La Virgen María por su parte, nació por medios naturales y, aunque Ella personalmente era sin pecado, pero sin embargo, como todos, tenía la naturaleza dañada por el pecado original, por lo cual Ella misma necesitaba ser redimida. Según las palabras de San Ambrosio: "de todas los nacidos por mujeres, es completamente Santo solo nuestro Señor Jesucristo, Quien por un especial, nuevo modo de inmaculado nacimiento, no experimentó la corrupción terrenal."

En la literatura teológica ortodoxa hay muchos tratados, orientados en contra de la inmaculada concepción de la Virgen María por la santa Ana. Vamos a mencionar solo la opinión del protopresbítero Y. M. Skvortsov, profesor de la Academia Espiritual de Kiev que dice: "El Evangelio atestigua que el Espíritu Santo bajó sobre la Santa Virgen y la cubrió, y en consecuencia de ello, lo nacido de Ella era — santo, perfectamente limpio, sin pecado. ¿Era por ello necesario que la Virgen naciera ella Misma sin defecto? No fue por causa, de que Ella era santa desde su nacimiento, sino por que el Espíritu Santo descendió sobre Ella y la purificó. La Tradición testifica, que era necesaria para la Madre de Dios la preparación en el Templo desde los tres años de edad. El pecado original no podía desarrollarse en Ella. Su educación en el templo y la oración purificaban toda Su alma. Su completa santificación sucedió en el día de la Anunciación. ¿Mas cómo pudo haberse limpiado el pecado original, si aún no se había ejecutado la redención? Este es el misterio del Bendito Fruto de la Mujer, preparado desde los siglos. La Gracia del Espíritu Santo pudo haber colocado todo el ser de la Madre de Dios, en tal altura de humildad y devoción en el momento de la concepción del Hijo de Dios, que en ella no intervino nada humanamente defectuoso."

Troparion Tono 4:

Tu nacimiento oh Madre de Dios Virgen, anunció la alegría a todo el universo. Porque de Ti resplandeció el sol de verdad, Cristo nuestro Dios, destruyendo la maldición, Él nos concedió la bendición y destruyendo la muerte, nos otorgó la vida eterna.

Contaquio Tono 4:

Joaquín y Ana fueron liberados del reproche de la esterilidad, Adán y Eva de la corrupción de la muerte, oh Purísima, por Tu santa Natividad, por eso Tu pueblo celebra este acontecimiento, por haber sido redimido de la culpa del pecado, celebra exclamándote: la estéril da a luz a la Madre de Dios, nutridora de nuestra vida.

El nacimiento de la Madre de Dios es para nosotros un día especialmente gozoso, porque con él se hizo realidad toda una serie de importantísimas profecías y pronósticos del Antiguo Testamento. Precisamente a Ella Dios La eligió para que fuera Aquella Virgen, Quien de acuerdo a las predicciones de Isaías, tenía que concebir sin semen del Espíritu Santo y dar a luz al Hijo-Emanuel, destinado a salvar al género humano de la maldición y muerte que pendían sobre él. Ella se convirtió en la misteriosa "escalera" que unió al Cielo con la tierra, vista en sueños por el patriarca Jacob (Hechos 28:12). Ella se hizo también "la puerta cerrada" quien según la visión del profeta Ezequiel (Ez. 44:2) traspasó el Señor Dios de Israel para visitar y liberar a su gente. Es también Ella la creación de la casa de la sabiduría de Dios (Prov. 9:1), que alumbra a todo hombre, que viene a este mundo (Juan 1:9), y que disipa las tinieblas de la incredulidad y el extravío.

En una palabra, el nacimiento de la Santísima Virgen María es para nosotros el comienzo del cumplimiento de todas las promesas Divinas, con las cuales vivió y se consoló la humanidad durante muchos milenios, — la manifestación al mundo de Aquel misterio oculto por siglos y generaciones, que estaba preparado desde la eternidad para la salvación y gloria del caído género humano.

Es por eso, que esta celebración, como enseña San Andrés de Creta es, "el principio de las festividades y sirve como puerta hacia la gracia y la verdad." San Juan Damasceno dijo: "el día de la natividad de la Madre de Dios es festividad de alegría universal, pues a través de Ella se renovó todo el género humano, y la aflicción de la madre Eva se convirtió en alegría."


Fuente: Arquidiócesis de Santiago y Todo Chile (Patriarcado de Antioquía y Todo el Oriente)

jueves, 7 de septiembre de 2017

Prosigue el diálogo teológico ortodoxo-católico



VATICANO, 04 Sep. 17 / 05:35 am (ACI).- La isla griega de Leros acogerá una nueva reunión entre representantes de la Iglesia Católica y de la Iglesia Ortodoxa para avanzar en el diálogo ecuménico y, en concreto, en el diálogo teológico entre católicos y ortodoxos.

La reunión tendrá lugar del 5 al 9 de septiembre alrededor del Comité de Coordinación de la Comisión Mixta Internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa.

El Metropolita Ortodoxo Paisios (Aravantinos) de Kalymnos, del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, es el encargado de organizar la reunión en la isla de Leros, perteneciente a su jurisdicción eclesial.

Sin embargo, será el Cardenal Kurt Koch, Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, quien, junto al Arzobispo Telmessos Iob del Patriarcado Ecuménico, presidirán los trabajos del Comité.

Ambas delegaciones tienen el encargo de programar los futuros pasos del diálogo teológico entre católicos y ortodoxos tras la publicación del documento conjunto “Sinodalidad y primado en el primer milenio. Hacia una comprensión común en la unidad de la Iglesia”, firmado en Chieti, Italia, el pasado mes de septiembre.

Comisión Mixta Internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa es el organismo oficial del diálogo teológico entre católicos y ortodoxos, fundado en 1979 tras el Concilio Vaticano II. Reúne en conjunto a las 14 iglesias ortodoxas autocéfalas, cada una representada por dos teólogos que suelen ser obispos, y diversos representantes católicos.



Fuente: www.aciprensa.com

lunes, 4 de septiembre de 2017

Memoria de actividades de S.E. Policarpo en el mes de agosto de 2017



01/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

02/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

03/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

04/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

05/08: Celebró en la Catedral el Sacramento de la Santa Iluminación (Bautismo, Confirmación, Divina Eucaristía) de Ángel, hijo de Panagiotis y María Theodosis. Por la tarde asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas Solemnes por la Fiesta de la Transfiguración del Señor.

06/08: Presidió en la Catedral al Oficio de Maitines, seguido por la celebración de la Divina Liturgia Pontifical, con ocasión de la gran Fiesta litúrgica de la Transfiguración de Nuestro Señor. Al término de la Liturgia bendijo los frutos de uva según la plurisecular tradición greco-ortodoxa, que distribuyó a los fieles. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00´ horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid.

07/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

08/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

09/08: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta del Santo Gran Mártir Pantaleón, médico taumaturgo, según el calendario juliano. Por la tarde asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

10/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

11/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

12/08: Asistió en la Catedral a la celebración de las Vísperas del Domingo.

13/08: Presidió en la Catedral el Oficio de Maitines, seguido por la celebración de la Divina Liturgia Pontifical del Domingo X de Mateo. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00´ horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid. Por la tarde celebró en la Catedral el último Oficio Sagrado del Canon Paraclético (Súplica) a la SSma. Madre de Dios.

14/08: Presidió en la Catedral la celebración de las Grandes Vísperas Solemnes por la Fiesta de la Dormición de la SSma. Madre de Dios.

15/08: Presidió en la Catedral el Oficio de Maitines, seguido por la celebración de la Divina Liturgia Pontifical por la gran Fiesta litúrgica de la Dormición de la SSma. Madre de Dios, considerada como “Pascua de Verano”. Al término de la Liturgia presidió respectivamente el Oficio Sagrado del Epitafio (Himno Fúnebre) a la SSma. Madre de Dios y la procesión del icono sagrado de la Dormición de la Madre de Dios alrededor de la Catedral.

18/08: Junto con los clérigos de la Catedral celebró el Sacramento del Óleo Santo por el mes de Agosto.

19/08: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de la Transfiguración del Señor, según el calendario juliano, al término de la cual bendijo los frutos, según la tradición ortodoxa. Por la tarde asistió en la Catedral a la celebración de las Vísperas del Domingo.

20/08: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia del Domingo XI de Mateo. Seguidamente celebró en la Catedral la Divina Liturgia Pontifical, a las 13:00´ horas, para nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de los SS. Apóstoles Pedro y Pablo de Madrid con ocasión de la Fiesta de la Transfiguración del Señor según el calendario juliano (19/08). Al término de la Liturgia bendijo en el jardín de la Catedral los cestos de fruta de los fieles presentes, según la tradición ortodoxa eslava.

23/08: Celebró en la Catedral la Divina Liturgia con ocasión de la Despedida de la Fiesta de la Dormición de la SSma. Madre de Dios (Pascua de Verano).

26/08: Por la mañana celebró en la Catedral la Divina Liturgia por la Fiesta de los Santos Cónyuges Mártires Adrián y Natalia, y por la tarde las Vísperas del Domingo.

27/08: Presidió en la Catedral al Oficio de Maitines, seguido por la celebración de la Divina Liturgia Pontifical del Domingo XII de Mateo. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00´ horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid, al término de la cual presidió un Oficio de Súplica a la SSma. Madre de Dios y la procesión, dentro de la Catedral, del icono sagrado de la Dormición de la SSma. Madre de Dios, cuya Fiesta litúrgica según el calendario juliano fue el lunes 28/08. 

28/08: Llegó a Constantinopla.

29/08: Asistió, junto a otros Jerarcas del Santísimo Trono Ecuménico, a la celebración del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia por la gran Fiesta litúrgica de la Decapitación de San Juan Bautista en la homónima iglesia greco-ortodoxa, situada en el barrio de Xirokrini (Curuçesme), en el Bósforo, de Constantinopla, presididos desde el Trono Episcopal (jorostasía) por Su Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé I con ocasión de su Fiesta patronal. Al término de la Liturgia participó en la recepción ofrecida por el Consejo Parroquial en el jardín de dicha iglesia. Al mediodía almorzó en la Mesa Patriarcal, y seguidamente fue recibido en audiencia privada por Su Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé I.

30/08: Participó, por la mañana y por la tarde, en la reunión ordinaria del Santo Sínodo del Patriarcado Ecuménico por el mes de Agosto.


31/08: Participó en la reunión ordinaria del Santo Sínodo del Patriarcado Ecuménico. Por la tarde asistió en el Katholicón del Sagrado Monasterio Patriarcal y Estavropegial de la SSma. Madre de Dios Fuente Vivificadora de Balouklí, situado fuera de los muros de Constantinopla, a la celebración de las Grandes Vísperas Solemnes del 1 de Septiembre, primer día del nuevo año eclesiástico, según la tradición bizantina, y día también de oraciones por la protección del medio ambiente, presididas desde el Trono Episcopal (jorostasía) por Su Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé I. Seguidamente participó en la Mesa Monástica ofrecida por el Abad de dicho Monasterio, el Emmo. Metropolita de Sásima Genadio.

domingo, 3 de septiembre de 2017

Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación en Madrid



Convocadas por el Arzobispado de Madrid y la Asamblea Episcopal Ortodoxa de España y Portugal, varios centenares de personas se han juntado este sábado, 2 de septiembre, en la Casa de Campo para celebrar la segunda oración ecuménica por el cuidado de la creación, en esta ocasión con la mirada puesta en la tarea de ser custodios del agua.

Con el cardenal Osoro han concelebrado el padre Macario en representación del obispo ortodoxo rumano, monseñor Timotei; el arzobispo siro-ortodoxo, monseñor Nicolaos Matti, y el archimandrita padre Demetrio en representación del metropolita monseñor Policarpo, del Patriarcado ecuménico de Constantinopla.

Durante toda la oración, amenizada con música del grupo Siquem, han sido constantes las muestras de ese «empeño ecuménico de custodiar el agua». Uno de los momentos centrales ha estado protagonizado por un grupo de scouts católicos, que ha ido llevando cuencos de agua al altar mientras, a través de la megafonía, se oían frases como «1.000 millones de personas no tienen agua», «el ciclo del agua y el de la vida son uno» o «hay lugares en los que un barril de agua cuesta más que un barril de petróleo». Esa agua ha sido bendecida después y asperjada entre los asistentes.


La celebración de la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación, instaurada por el Papa en 2015, había arrancado unas horas antes con una mesa redonda en el colegio Cristo Rey. En ella el archimandrita padre Demetrio, Vicario General de nuestra Metrópolis, ha subrayado que, para los creyentes, el cuidado del agua es «una cuestión de fe». «El universo no existe por azar, es la manifestación amorosa de Dios. Y vemos el terrible daño que se hace al medio ambiente como resultado del pecado, también de nuestro pecado personal», ha destacado, para luego incidir en que, como Iglesia, tenemos que levantar la voz para advertir «la dimensión real de los peligros que nos amenazan».

En primer lugar, ha explicado, «podemos contribuir en la formación de la conciencia social ecológica». También «debiéramos prestar nuestro apoyo a las víctimas de la crisis ecológica». Y por último, hay que dar «testimonio personal». «El estilo de vida del cristiano debiera ser un anticipo de lo que puede ser el estilo de vida de toda la sociedad. […] Podemos llevar un tren de vida más sencillo, librándonos del apremio del consumo», ha añadido.


Fuente: Arzobispado de Madrid
Adaptación propia

Ι.Θ.Σ. Χάλκης - Αποκαλυπτήρια ψηφιδωτού

Ι.Θ.Σ. ΧΑΛΚΗΣ - ΔΙΕΘΝΕΣ ΕΠΙΣΤΗΜΟΝΙΚΟ ΣΥΝΕΔΡΙΟ

Η αρχή της Ινδίκτου στο Οικουμενικό Πατριαρχείο

Oración ecuménica por el Cuidado de la Creación en Málaga

XIII Domingo de Mateo. Lecturas de la Divina Liturgia


1 Cor 16,13-24: Vigilad; estad firmes en la fe; sed valientes y esforzaos. Todas vuestras cosas sean hechas con amor. Hermanos, sabéis que la casa de Estéfanas es las primicias de Acaya y que se han dedicado al servicio de los santos; os ruego que vosotros os sujetéis a los tales y a todos los que colaboran y trabajan arduamente. Me alegro de la venida de Estéfanas, Fortunato y Acaico, porque éstos suplieron lo que me faltaba de vuestra parte; porque tranquilizaron mi espíritu y el vuestro. Reconoced, pues, a los tales. Os saludan las iglesias de Asia. Aquiles y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor. Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con un beso santo. La salutación de mi mano: Pablo. Si alguno no ama al Señor, sea anatema. ¡Maranatha! La gracia del Señor Jesús sea con todos vosotros. Mi amor sea con todos vosotros en Cristo Jesús. Amén.

Mt 21,33-42: Oíd otra parábola: Había un hombre, dueño de un campo, quien plantó una viña. La rodeó con una cerca, cavó en ella un lagar, edificó una torre, la arrendó a unos labradores y se fue lejos. Pero cuando se acercó el tiempo de la cosecha, envió sus siervos a los labradores para recibir sus frutos. Y los labradores, tomando a sus siervos, a uno hirieron, a otro mataron y a otro apedrearon. Él envió de nuevo otros siervos, en mayor número que los primeros, y les hicieron lo mismo. Por último, les envió a su hijo, diciendo: “Tendrán respeto a mi hijo.” Pero al ver al hijo, los labradores dijeron entre sí: “Éste es el heredero. Venid, matémosle y tomemos posesión de su herencia.” Le prendieron, le echaron fuera de la viña y le mataron. Ahora bien, cuando venga el señor de la viña, ¿qué hará con aquellos labradores? Le dijeron: --A los malvados los destruirá sin misericordia, y arrendará su viña a otros labradores, quienes le pagarán el fruto a su tiempo. Jesús les dijo: --¿Nunca habéis leído en las Escrituras? La piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo. De parte del Señor sucedió esto, y es maravilloso a nuestros ojos.

viernes, 1 de septiembre de 2017

Texto conjunto con motivo de la Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación



Ofrecemos a continuación el texto conjunto publicado por Su Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé I y Su Santidad el Papa de Roma Francisco con motivo de la Jornada de Oración por el Cuidado de la Creación:

La historia de la creación nos presenta una vista panorámica del mundo. La Escritura revela que, «en el principio», Dios quiso que la humanidad cooperara en la preservación y protección del medio ambiente. En un primer momento, como se lee en el Génesis, «no había aún matorrales en la tierra, ni brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre que cultivase el suelo» (2,5). La tierra nos fue confiada como un don y un legado sublime, del que todos somos responsables hasta que, «al final», todas las cosas en el cielo y en la tierra serán recapituladas en Cristo (cf. Ef 1,10). Nuestra dignidad y bienestar humano están profundamente conectados con nuestro cuidado por toda la creación.

Sin embargo, «mientras tanto», la historia del mundo presenta un contexto muy diferente. Revela un escenario moralmente decadente donde nuestra actitud y comportamiento hacia la creación oscurece nuestra vocación como cooperadores de Dios. Nuestra propensión a interrumpir los delicados y equilibrados ecosistemas del mundo, nuestro deseo insaciable de manipular y controlar los recursos limitados del planeta, y nuestra codicia ilimitada de ganancias en los mercados, todo esto nos ha alejado del sentido original de la creación. No respetamos ya la naturaleza como un regalo compartido; por el contrario, la consideramos una posesión privada. Ya no nos relacionamos con la naturaleza para sostenerla, sino que la dominamos para sostener nuestras propias invenciones.

Las consecuencias de esta cosmovisión alternativa son trágicas y duraderas. El medioambiente humano y el de la naturaleza se están deteriorando juntos, y este deterioro del planeta recae sobre las personas más vulnerables. El impacto del cambio climático afecta, ante todo y más que nada, a los que viven en la pobreza en todos los rincones del mundo. Nuestra obligación de usar los bienes de la tierra con responsabilidad implica el reconocimiento y el respeto de todas las personas y de todos los seres vivos. La urgente llamada y el desafío de cuidar la creación son una invitación dirigida a toda la humanidad para que trabaje en favor de un desarrollo sostenible e integral.

Por tanto, unidos en un mismo interés por la creación de Dios y reconociendo la tierra como un bien a compartir, invitamos fervientemente a todas las personas de buena voluntad a que el 1 de septiembre dediquen un tiempo de oración por el medio ambiente. Con este motivo, queremos dar las gracias al Creador amoroso por el gran don de la creación y comprometernos en su cuidado y preservación por el bien de las generaciones futuras. Después de todo, sabemos que nuestro trabajo es en vano si el Señor no está a nuestro lado (cf. Sal 126-127), si la oración no está en el centro de nuestra reflexión y celebración. En efecto, un objetivo de nuestra oración es cambiar el modo en que percibimos el mundo para modificar la manera de cómo nos relacionamos con él. El objetivo de nuestro compromiso es el de empeñarnos en alcanzar una mayor simplicidad y solidaridad en nuestras vidas.

Hacemos un llamamiento urgente a quienes ocupan puestos de responsabilidad social y económica, así como política y cultural, para que escuchen el grito de la tierra y atiendan las necesidades de los marginados, pero sobre todo para que respondan a la súplica de millones de personas y apoyen el consenso del mundo por el cuidado de la creación herida. Estamos convencidos de que no puede haber una solución sincera y duradera al desafío de la crisis ecológica y del cambio climático si no se da una respuesta concordada y colectiva, si la responsabilidad no es compartida y responsable, si no damos prioridad a la solidaridad y al servicio.



Fuente: www.zenit.org

Comunicado


Miembros del Santo y Sagrado Sínodo, bajo la presidencia de Su Santidad el Patriarca Ecuménico, para el período del 01/09/2017 al 28/02/2018:

+ Metropolita Constantino de Nicea
+ Metropolita Atanasio de Calcedonia
+ Metropolita Apóstol de Dercos
+ Arzobispo Demetrio de América
+ Gregorio de Tiatira y Gran Bretaña
+ Metropolita Sabas de Pittsburg

+ Metropolita Anfiloquio de Cisamo y Selino
+ Metropolita Policarpo de España y Portugal

+ Metropolita Esteban de Caliópolis y Madito
+ Metropolita Elpidóforo de Bursa
+ Metropolita Bartolomé de Esmirna
+ Metropolita Cirilo de Hierapitna y Setea

En el Patriarcado, a 1 de septiembre de 2017
El Secretario del Santo y Sagrado Sínodo

El Año Litúrgico de la Iglesia Ortodoxa


La celebración litúrgica en la Iglesia Ortodoxa se nos presenta de una forma que tiene que ver con toda la vida del cristiano y le confiere un ritmo propio. En cada etapa del camino de la vida, en cada momento difícil, la Iglesia busca santificar a sus hijos con los sacramentos y con las oraciones. De este modo, la vida del cristiano no avanza según los días del calendario, sino según las festividades eclesiales y el tiempo terrestre o natural se transforma en parte de la Historia Sagrada, en Tiempo de Salvación.

Las celebraciones de la ortodoxia están estrechamente ligadas a los “ciclos del tiempo”, así encontramos tres tipos de ciclos: diario, semanal y anual.

El ciclo diario está formado por una serie de servicios litúrgicos que coinciden con un tiempo u hora determinada del día y que puede tener como su culmen la celebración de la Divina Liturgia. El ciclo semanal gira en torno al Domingo, que se dedica a conmemorar y celebrar la Resurrección de Cristo y se constituye en fuente de donde manan las gracias para los otros seis días.

Pero, de los tres tipos de ciclos, el más amplio y desarrollado es el ciclo litúrgico anual que llamamos Año Litúrgico. Comienza el 1 de Septiembre y tiene su culmen en la celebración de la Pascua. Está formado, como el semanal, además de las conmemoraciones diarias de los misterios del Señor, de la Santísima Virgen o de los Santos, por 12 Grandes Fiestas fijas en cuanto que tienen una fecha asignada en el año: 8 de septiembre: la Natividad de la Santa Virgen María, Madre de Dios; 14 de septiembre: se conmemora la Exaltación de la Cruz. Para este día, la Iglesia prescribe el ayuno estricto y en el templo se celebra un rito especial de adoración de la Cruz; 21 de noviembre: la Presentación de la Virgen María en el templo; 25 de diciembre: la Natividad de Cristo; 1 de enero: La Circuncisión del Señor; 6 de enero: el Bautismo del Señor (Epifanía); 2 de febrero: la Presentación del Señor; 25 de marzo: La Anunciación a la Virgen María, fiesta que San Juan Crisóstomo la llamaba la “raíz de las fiestas”; 24 de junio: La Natividad de Juan el Bautista; 29 de junio: La memoria de los santos apóstoles Pedro y Pablo; 6 de agosto: La Trasfiguración del Señor; 15 de agosto: La Dormición de la Santísima Madre de Dios.

Y existen además cuatro grandes fiestas en honor del Señor, que son de carácter movible pues van unidas al misterio de la Resurrección: La Entrada de Jesús en Jerusalén (Domingo de Ramos); El glorioso día de la Resurrección del Señor (Pascua); El luminoso día de la Ascensión de Jesús al cielo y El descenso del Espíritu Santo (Pentecostés).

Adicionalmente tenemos algunas fechas o períodos importantes durante el año: 1 de octubre: la Protección de la Virgen María. El 15 de noviembre: se inicia el ayuno navideño, que precede a la más importante festividad de las consideradas fijas: la Natividad y el Bautismo del Señor. Y la última de las grandes festividades del año es la Decapitación de Juan el Precursor y Bautista que se celebra el 29 de agosto y se caracteriza por ser día de ayuno estricto.

Por último podemos mencionar que revisten también gran importancia la fiesta Titular de la Iglesia, Monasterio o Ciudad que ya no son de carácter general sino particular o local.
Todo el Año Litúrgico, es pues, el medio como la Iglesia al presentarnos los principales misterios de nuestra redención nos recuerda que además de tener la verdadera fe, y de celebrarla con acciones de culto, estamos llamados a dejarnos iluminar y transformar por cada uno de los misterios que celebramos, y que por nuestra vida, por nuestras obras, todos den gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

Profesor Rafael E. Morán Pineda


Fuente: Iglesia Ortodoxa de la Santa Transfiguración en Guatemala (Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía)

01/09 - Comienzo del Año Eclesiástico (Indicción)


El primer día de septiembre se inicia el año eclesiástico. Históricamente en esa fecha el Imperio Romano imponía a sus súbditos un gravamen para el mantenimiento de sus fuerzas armadas. A dicho impuesto se le dio el nombre de Indicción (Definición, Orden, Llamamiento), el cual también fue adoptado por los emperadores en Constantinopla. Posteriormente se usó el término de Distribución para denominarlo. En el año 312, Constantino el Grande introdujo en sus territorios este decreto después de ser proclamado Emperador.

Hay tres tipos de Indicción pero la que celebramos nosotros vino a ser llamada la Constantinopolitana, adoptada por los Patriarcas. Esta Indicción o llamamiento se inicia el 1 de septiembre y es observada con especial atención: en este tiempo, a la vez que se concluye un ciclo de producción con la siega y recolección de las cosechas y su almacenamiento en los graneros, se inicia también la preparación para la siembra y cultivo futuros. Por eso consideramos esta fecha para el inicio del nuevo año.

La Iglesia festeja este día suplicando a Dios por buen tiempo, lluvias generosas y abundancia de los frutos de la tierra. Las Sagradas Escrituras dan testimonio de que el pueblo de Israel celebraba la fiesta del Clamor de las Trompetas en este día ofreciendo himnos de acción de gracias. Además de lo antes dicho, nosotros conmemoramos también, la presencia del Señor en la Sinagoga de Nazareth cuando leyó el pasaje de Isaías: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva” (Lc 4:16-30).

¡Feliz año nuevo para toda la Iglesia Ortodoxa!


Fuente: Arquidiócesis de México, Venezuela, Centroamérica y el Caribe (Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía)