jueves, 26 de abril de 2018

Reunión de la Asamblea Episcopal Ortodoxa de España y Portugal


En la reunión del 20 de abril de 2018 de la Asamblea Episcopal Ortodoxa de España y Portugal, presidida por Su Eminencia Policarpo, Arzobispo-Metropolita de España y Portugal y Exarca del Mar Mediterráneo -presidente ‘ex officio’ de dicho organismo-, fue aprobado un sinaxario que incluye santos ortodoxos que vivieron en la Península Ibérica en el primer milenio cristiano.

En la sesión participaron el susodicho Metropolita Policarpo de España y Portugal por parte del Patriarcado Ecuménico; Mons. Néstor de Quersoneso como representante del Patriarcado de Moscú y Toda Rusia; y Mons. Timoteo de España y Portugal como representante del Patriarcado Rumano.

Tras las consultas, los Jerarcas ortodoxos de España y Portugal acordaron el establecimiento como fecha común de celebración de los Santos ortodoxos ibéricos el domingo anterior al Día Nacional de España, que se celebra cada año el 12 de octubre. Este año 2018 la ceremonia de proclamación de los Santos Ortodoxos de la Península Ibérica tendrá lugar en Madrid el 7 de octubre.

Conviene destacar también que en la reunión se aprobó definitivamente el texto en lengua española de la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo para su uso general por parte de los fieles de las Iglesias locales de España.

Al final de la sesión de trabajo, los Jerarcas ortodoxos de España y Portugal visitaron la obra de la catedral ortodoxa rumana de Madrid.


Fotografía: Patriarcado de Moscú y toda Rusia
Texto: www.basilica.ro

Traducción del rumano y adaptación propia

lunes, 23 de abril de 2018

El Patriarcado Ecuménico acepta estudiar el asunto de la concesión de la autocefalia a la Iglesia ucraniana


Los días 19 y 20 de abril, en Estambul, en la residencia del Patriarca Ecuménico en El Fanar, se celebró el concilio del Sagrado y Santo Sínodo del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla.

El comunicado del Santo Sínodo señala que el Patriarcado Ecuménico examinó cuestiones relacionadas a la situación de la iglesia en Ucrania, recibió de las autoridades eclesiásticas y civiles una solicitud de concesión de autocefalia y decidió considerar este tema mediante la coordinación con sus iglesias ortodoxas hermanas.

“Según los divinos y santos Cánones, así como el orden eclesiástico  centenario y la Santa Tradición, el Patriarcado Ecuménico se ocupa de la preservación de la unidad ortodoxa y del cuidado de las Iglesias Ortodoxas en todo el mundo, especialmente de los ortodoxos ucranianos, nación que ha recibido la fe cristiana salvífica y el bautismo santo de Constantinopla. Así, como su verdadera Madre Iglesia, examinó asuntos relacionados con la situación eclesiástica en Ucrania, como se hizo en reuniones sinodales anteriores, y habiendo recibido de autoridades eclesiásticas y civiles - que representan a millones de cristianos ortodoxos ucranianos - una petición que solicita el otorgamiento de autocefalia, decidió  comunicarse de cerca y coordinar con sus iglesias ortodoxas hermanas sobre este asunto”, dice el comunicado del 22 de abril, publicado en el sitio web del Patriarcado.

Anteriormente, el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, dijo que el vicepresidente de la Administración Presidencial, Rostislav Pavlenko, estaba esos días en Estambul, donde entregó la solicitud oficial de Tomos de autocefalia de la Iglesia Otodoxa Ucraniana del episcopado de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Kyiv y la Iglesia Ortodoxa Autocéfala de Ucrania, así como del presidente de Ucrania, que fue apoyado por la Rada Suprema.

SM


domingo, 22 de abril de 2018

23/04 - San Jorge el Megalomártir y Victorioso


La Iglesia ha enfatizado siempre que el reconocimiento de un santo, antes de ser confirmado como tal por las Autoridades Eclesiásticas, surge de la conciencia del pueblo de Dios que venera, aún en vida, a una persona por su santidad, y aun más después de su muerte.

En este sentido el pueblo ortodoxo, a lo largo de la historia, ha venerado a San Jorge y agradecido su eficaz intercesión, a tal grado que es impresionante el número de iglesias construidas, desde el siglo IV hasta la fecha, dedicadas a este Gran Mártir de Cristo y puestas bajo su patrocino; y todavía más, que casi no haya familia en la que alguno de sus miembros no lleve su nombre.

Jorge nació en la ciudad de Al-Led, Palestina, de una familia distinguida por su posición social, en el año 280. Al cumplir los 17 años, se incorporó al ejército; su notable entrega y valor impresionó de tal manera al emperador Diocleciano que rápidamente lo ingresó a su guardia real.

Poco después, Diocleciano emprendió su encarnizada persecución en contra de los cristianos, y los ríos de sangre desbordaron como nunca antes. Sin embargo, la fe de Jorge, antes que nada, soldado de Cristo, ni siquiera se tambaleó, sino que fortalecida, se enfrentó con toda valentía al emperador, proclamó su cristianismo y defendió su fe, la fe en Jesucristo, Dios verdadero.

Diocleciano, encolerizado, ordenó torturar a Jorge, pero todos los dolores no pudieron vencer la Gracia de Dios que apoyó al Mártir en su testimonio. Entonces, el emperador, frustrado por su impotencia de hacer vacilar la sólida fe de Jorge, mandó decapitarlo. El soldado de Cristo lleno de alegría, con esa valentía que lo caracterizaba y con la luz de la Gracia Divina resplandeciendo en su rostro, inclinó la cabeza ante el verdugo. Su cabeza cayó, su alma se elevó al Cielo, su fama se difundió por todo el imperio, y su amor conquistó los corazones de los fieles que han gozado y gozan de su intercesión, manifestada en milagros, curaciones, consuelos y fortalecimiento de su fe hasta el día de hoy.

Este cariño del pueblo de Dios hacia San Jorge le hizo aplicar al Soldado de Cristo, un antiguo mito referente a un guerrero que, defendiendo a su pueblo, mata al dragón que quiere devorar a la bellísima princesa. La Iglesia aceptó esta asimilación y pintó a San Jorge como el soldado que con la lanza de su intercesión ha vencido al demonio y rescatado a la Iglesia, la Novia Inmaculada de Cristo, de cuantiosos peligros que la han rodeado. Que sus intercesiones sean para con todos nosotros. Amén.

Tropario

Cual liberador de los cautivos
y protector de los necesitados,
sanador de los enfermos
y defensor de los creyentes:
oh victorioso y gran mártir Jorge,
intercede a Cristo Dios
por la salvación de nuestras almas.

sábado, 21 de abril de 2018

Domingo de las Miróforas. Lecturas de la Divina Liturgia


Hech 6,1-7: En aquellos días, como crecía el número de los discípulos, se suscitó una murmuración de parte de los helenistas contra los hebreos, de que sus viudas eran desatendidas en la distribución diaria. Así que, los doce convocaron a la multitud de los discípulos y dijeron: - No conviene que nosotros descuidemos la palabra de Dios para servir a las mesas. Escoged, pues, hermanos, de entre vosotros a siete hombres que sean de buen testimonio, llenos del Espíritu y de sabiduría, a quienes pondremos sobre esta tarea. Y nosotros continuaremos en la oración y en el ministerio de la palabra. Esta propuesta agradó a toda la multitud; y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas y a Nicolás, un prosélito de Antioquia. Presentaron a éstos delante de los apóstoles; y después de orar, les impusieron las manos. Y la palabra de Dios crecía, y el número de los discípulos se multiplicaba en gran manera en Jerusalén; inclusive un gran número de sacerdotes obedecía a la fe.

Mc 15,43-16,8: Llegó José de Arimatea, miembro ilustre del concilio, quien también esperaba el reino de Dios, y entró osadamente a Pilato y le pidió el cuerpo de Jesús. Pilato se sorprendió de que ya hubiese muerto. Y llamando al centurión, le preguntó si ya había muerto. Una vez informado por el centurión, concedió el cuerpo a José. Comprando una sábana y bajándole de la cruz, José lo envolvió en la sábana y lo puso en un sepulcro que había sido cavado en una peña. Luego hizo rodar una piedra a la entrada del sepulcro. María Magdalena y María la madre de José miraban dónde le ponían. Cuando pasó el sábado, María Magdalena, María madre de Jacobo, y Salomé compraron especias aromáticas para ir a ungirle. Muy de mañana, el primer día de la semana, fueron al sepulcro apenas salido el sol, y decían una a otra: --¿Quién nos removerá la piedra de la entrada del sepulcro? Pero cuando miraron, vieron que la piedra ya había sido removida, a pesar de que era muy grande. Y cuando entraron en el sepulcro, vieron a un joven sentado al lado derecho, vestido de una larga ropa blanca, y se asustaron. Pero él les dijo: - No os asustéis. Buscáis a Jesús de Nazaret, quien fue crucificado. ¡Ha resucitado! No está aquí. He aquí el lugar donde le pusieron. Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea. Allí le veréis, como os dijo. Ellas salieron y huyeron del sepulcro, porque temblaban y estaban presas de espanto. Y no dijeron nada a nadie, porque tenían miedo.

viernes, 20 de abril de 2018

Ayuda para la restauración del techo de nuestra Catedral



AVISO IMPORTANTE

La Santa Iglesia Catedral de los Santos Andrés y Demetrio (Madrid) necesita la ayuda de todos para la restauración general del techo del templo debido a la aparición de filtraciones de agua (goteras).

¡Muchísimas gracias por la comprensión!

Que Dios proteja a todos.


Número de cuenta: ES63 2100 1417 1602 0043 3017 (CAIX ES BB).